El azúcar de coco como alternativa para endulzar tus platos

El azúcar de coco es una de las mejores alternativas para endulzar tu mesa, ya que sabe igual de dulce que el azúcar blanco convencional, y además tiene un índice glucémico más bajo.
El índice glucémico se mide sobre 100 e indica la rapidez con la que el azúcar de los alimentos llega a la sangre. Es importante mantener el azúcar estable y sin picos, y las alternativas como el azúcar de coco son una ayuda para no convertir esa energía en grasa y reducir las posibilidades de padecer más adelante diabetes tipo 2. Además, mejora la microbiota intestinal.
El azúcar de coco posee vitaminas del grupo b, fósforo, magnesio, y zinc. También tiene inulina, un prebiótico natural que ayuda a la regulación intestinal. Como podemos ver, el azúcar de coco tiene muchísimos beneficios, (a diferencia de otros endulzantes como el azúcar blanco, que sólo aportan calorías vacías).

 

TIP: Recuerda que la OMS pide reducir la ingesta de azúcar blanco, como mucho, al 5% de las calorías totales de la dieta diaria.

¿DE DÓNDE VIENE EL AZÚCAR DE COCO?


El azúcar de coco no viene del coco, si no de las flores de las palmeras antes de que sean polinizadas. De hecho, también se puede obtener de la palma datilera.
Se hace un corte en las flores y después de conseguir el preciado líquido, se deja solidificar en ramas de bambú.

 

¿CÓMO CONSUMIR EL AZÚCAR DE COCO?


El azúcar de coco integral se puede consumir del mismo modo que el azúcar blanco o que el azúcar moreno. No olvides que como cualquier otro endulzante, se debe tomar en cantidades moderadas.
Podemos encontrar el azúcar de coco líquido, pero se comercializa principalmente en grano.
Tradicionalmente se usa en todo el sudeste asiático de muchas formas, y ahora, en Europa, es un producto muy valorado en el mundo de la repostería.
¡No olvides conseguir tu azúcar de coco en su versión certificada ecológica, e integral!